La función de RRHH es ser el colaborador estratégico para crear una organización donde se compartan objetivos comunes y se dirijan los esfuerzos hacia su consecución.  La empresa debe lograr atraer, retener y motivar al personal idóneo, orientado a resultados, que se interese por las metas de la compañía y por mejorar consistentemente su accionar y desempeño.

 

La tendencia de las compañías competitivas actuales es inclinarse hacia la estrategia “ganar - ganar”.  Tanto el empleador como el empleado no son partes enfrentadas en una relación de competencia, sino socios en un proyecto que tiene un objetivo común... lograr el éxito del negocio!